dimarts, 25 de desembre de 2012

Besugo al horno






En primer lugar, debemos pre cocinar las patatas, pues éstas van a tener un tiempo de cocción superior al besugo. Pélalas, lávalas y córtalas en rodaja de medio centímetro aproximadamente. Ahora cubre con ellas la base de la fuente de horno que vamos a emplear para cocinar el besugo. Riégalas con un buen chorreón de aceite de oliva y espolvorea con sal gruesa. Hornéalas hasta que estén prácticamente hechas. Mientras tanto, corta la cebolla en juliana y lamina los ajos. Sofríelos junto con la guindilla en una sartén con un poco de aceite de oliva. Una vez tengas la cebolla bien pochada, extiéndela junto el ajo y la guindilla sobre las patatas pre horneadas. Teniendo el besugo ya limpio de vísceras y escamas, practícale unas incisiones en el lomo para introducir en ellas unas rodajas de limón. Salpimienta el pescado por dentro y por fuera. Ahora deposítalo sobre el lecho de patatas, cebolla y ajo. Antes de introducirlo en el horno, vierte sobre el besugo el zumo de un limón y el vaso de vino blanco. Por último, rocía el pescado con un buen chorreón de aceite de oliva e introdúcelo en el horno, precalentado a 170ºC, durante 40 minutos aproximadamente.
Los tiempos de horneado son muy relativos, ya que dependerán de cada horno y del peso del pescado. Por ello, y para saber cuándo el pescado está realmente en su punto exacto de cocción, hay que observarlo detenidamente. Uno de los primeros indicadores para saber si el besugo, o cualquier otro pescado que cocinemos, está cocinado es la textura y el color de su carne, la cual pasa de translúcida a blanca. Además, la carne que se encuentra alrededor de la espina no sólo ha tenido que cambiar de color sino que se debe separar con facilidad con un tenedor o cuchillo pequeño. Si la carne no se puede desprender entonces quiere decir que el pescado no está aún en su punto.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada